Compartir


Transfomación Digital.

 

El siglo XX fue a los avances científicos y tecnológicos, lo que el siglo XXI es a la sociedad de la información y las inteligencias artificiales.  Desde hace varias décadas nos encontramos en un imparable despliegue de tecnología que irrumpe agresivamente en el modo en el que nuestras sociedades se comportan, ya que su uso y constante evolución cambia radicalmente el modo en el que realizamos nuestras actividades cotidianas.

 

Este hecho no es ajeno a la cultura empresarial, si bien el uso de la informática ha sido fundamental para la mecanización de prácticamente todo tipo de procesos, la conexión de éstos entre sí dio paso al nacimiento de capacidades de procesamiento y distribución de la información a niveles tan rápidos y eficientes que son prácticamente imposibles de asimilar para la mente humana.  Esta capacidad crece y se multiplica constantemente y hoy en día nos permite vivir con todo tipo de información, productos y servicios al alcance de nuestra mano, de forma inmediata y sin tener que ser expertos en informática.

 

Por supuesto estas nuevas capacidades alteran profundamente la forma de hacer negocios, la digitalización, entendida ésta como el proceso mediante el cual un mensaje se convierte en una sucesión de impulsos eléctricos, equivalente a dígitos combinados obliga a los expertos en actividades empresariales a inventar nuevas estrategias de marketing, a desarrollar marcas de forma innovadora, a seleccionar a su personal con base en las mejores competencias profesionales, a buscar proveedores con más y mejores capacidades, a realizar investigación de mercados cada vez más sofisticada y, por ende; a brindar una atención a clientes que son cada vez más expertos y exigentes en sus preferencias.

 

En tal sentido, digitalizar los procesos es no sólo deseable, sino indispensable hoy en día para realizar las actividades comerciales de manera más eficiente y en el menor tiempo posible y con ello; convertirse en un competidor digno en el mundo empresarial.

 

Si bien es un reto con el que en la actualidad las empresas deben enfrentarse, es posible implementarlo en todas las empresas, cualquiera que sea el sector al que pertenezcan, el tipo de servicios que presten y el tamaño que tengan, toda aquella organización que cuente con información, puede beneficiarse de las bondades de procesos más ágiles y eficaces, que involucren un respaldo de la información en medios electrónicos, que se encuentre disponible y sea de fácil acceso en todo momento y desde cualquier lugar para todas las áreas de la empresa, lo cual traerá como consecuencia procesos internos más transparentes y rápidos, personal mejor capacitado e involucrado con los valores de la organización al sentirse parte importante de la misma, toma de decisiones más acertadas y expeditas y; por supuesto, un crecimiento económico de la organización en todas sus áreas.

 

No obstante lo anterior; la transformación digital de una empresa no es algo simple, para lograrla es indispensable influir en el factor humano, es preciso repensar la cultura organizacional, trabajar en las resistencias a los cambios y en el impulso de liderazgos que faciliten los procesos que aceleren el proceso de digitalización de las empresas, promover la adopción de nuevas competencias y habilidades en todas y cada una de las áreas de la organización y hacer parte a todo el personal de esta evolución, la clave para realizar este proceso, es lograr que el equipo adquiera las cualidades y habilidades que les permitan lograr la encomienda de forma ágil y al mismo tiempo, adquirir la tecnología y herramientas necesarias para que las personas puedan cumplir con el objetivo.

 

La digitalización de procesos genera conocimiento colectivo y nuevas dinámicas de aprendizaje que ponderan la interacción de la gente dentro y fuera de la organización, promueve maneras más novedosas y amigables de trabajar y compartir información.

 

Asimismo, el uso de las nuevas herramientas facilita el trabajo y ofrece espacios para el desarrollo de relaciones humanas más fluidas, respetuosas y afables, lo que influye exponencialmente en los resultados laborales, al socializar la información dejando atrás las estructuras jerárquicas que dificultan la innovación y el crecimiento personal de los individuos,  que al sentirse parte importante en estos procesos, harán suyos los valores de la empresa y se comprometerán a dar lo mejor de sus capacidades.

 

Sólo las organizaciones capaces de implementar estos cambios en su cultura organizacional, tendrán éxito para competir en esta era que exige de eficiencia y eficacia de acciones en el menor tiempo posible.  Terra Colligo le ofrece la posibilidad de guiarle en este importante proceso de transformación, estamos en completa disposición de atender sus dudas y atender sus necesidades específicas para hacer que su empresa

Categories
Blog
COMMENTS (1)